Ave María

Bruckner nació en Ansfelden. Fue un innovador en los géneros que compuso, sobre todo en sus sinfonías y composiciones sacras. Bebiendo de Beethoven y Schubert, supo integrar en sus obras la orquesta de Wagner. A pesar de todo, en vida era conocido por sus improvisaciones al órgano. Hoy día, las sinfonías de Bruckner son verdaderos monumentos, verdaderas cimas orquestales de la época romántica que, una y otra vez revisitadas por los grandes directores, ofrecen nuevos matices y nuevos aspectos.

Nuestro coro interpreta el Ave Maria, WAB 6 (las siglas WAB corresponden a “Werkeverzeichnis Anton Bruckner” o “Catálogo de las obras de Anton Bruckner”).

La obra, a 7 voces, fue compuesta en 1861. Fue una de las obras con las que Bruckner llegó a descubrir su estilo compositivo vocal. Está considerada como la primera obra maestra del maestro austríaco y fue interpretada el 12 de mayo de 1861 durante el concierto inaugural de la “Liedertafel Frohsinn” de la que Bruckner era director. De entre sus obras compuestas en latín es de las más conocidas e interpretadas. Es música poderosa, sencilla y que llega directamente al corazón y los oídos.