Beneficios de la música coral

¿Qué tiene de especial la música coral y el funcionamiento de un coro?
En estos momentos de crisis no está mal profundizar en las claves grupales que rigen un «grupo musical» como puede ser un coro y que éste puede aportar algo a todas aquellas personas, organismos, empresas que buscan «planteamientos nuevos» y «otros puntos de vista» para afrontar nuevos retos personales, iniciativas empresariales y nuevo sentido a proyectos grupales que nos permitan conseguir los objetivos marcados. Un reto para aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser.

Lo primero que tiene como positivo ser componente de un coro es la experiencia de pertenecer a un grupo en el que se comparten una serie de actividades. Frente al individualismo de la sociedad, en un coro el grupo es el protagonista, hecho fundamental en la construcción de la persona. Como en un equipo, una cualidad esencial es la solidaridad para ensalzar la competencia frente a la competitividad. En un buen coro no hay competividad, sino competencia, y representa la antítesis del divismo y del individualismo.
Después está el valor de la búsqueda de la excelencia. El mensaje que transmiten los directores es «siempre se puede hacer mejor», con la idea de que la mejor ejecución de una obra siempre está por llegar. Junto a la idea de la excelencia, va unido el trabajo, el rigor, la tenacidad, el esfuerzo continuado…y de fondo, un sentido humilde de sí mismo, ya que sólo desde esa sencillez, el individuo se convence de que puede progresar. Seguidamente es importante que cada uno de sus miembros trate de dar lo mejor de sí, para que la suma resultante sea lo mejor de todos. En un buen coro, no se trata de sobresalir ni buscar el lucimiento personal destacando por encima o a costa de los otros, sino sumar esfuerzos, cualidades, talentos y entusiasmo. De esta forma se realiza el salto cualitativo del yo al nosotros, objetivo fundamental para el individuo en cualquier etapa de su vida.

Cuando un coro suena bien se dice que está bien conjuntado, como un acorde bien dado. La etimología de acorde hace alusión a cuerdas, pero también a corazón (ad-cor, corazón junto a corazón). Es decir coro y corazón hablan a otros corazones. No hay duda que la experiencia de cantar en coro es un ejercicio de primerísimo nivel de lo que hoy en día llamamos inteligencia emocional e inteligencia social. No debemos olvidar que para conseguir el objetivo es necesario el esfuerzo y la disciplina, valores pocos valorados en nuestra sociedad, que al ejercitarlo se acaba convirtiendo en hábito, afectando a otros ámbitos de nuestra vida…CONTINUARÁ. ( Y Feliz inicio del verano…).